domingo, 26 de julio de 2009

Enoclofobia

Muchos saben que nunca me han gustado las multitudes, cuando me encuentro en un grupo de aproximadamente 12 personas o más me empiezo a sentir en desagusto, nunca al grado de sentir miedo o fobia, es algo diferente, es una especie de intranquilidad que provoca que me retire "asqueado" del lugar al poco tiempo.

Leyendo un poco acerca de fobias me encontré con el siguiente término:

Enoclofobia.:
Miedo a las multitudes.

Definición ampliada:
Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a las multitudes o a encontrarse en una multitud.
El famoso Albert Einstein una vez dijo “odio las multitudes y hacer discursos”. Este sentimiento es muy común para muchas personas y se conoce como enoclofobia. Aquellos que la padecen harán lo posible para evitar lugares tales como los centros comerciales, los teatros o cualquier evento donde regularmente haya multitudes. Algunas cosas que les sucede al encontrarse en grandes muchedumbres son estar atrapados hasta la muerte, contraer un virus mortal, perderse en la multitud, sentirse pequeño e insignificante al estar rodeado por tanta gente.
Este miedo puede ser genético y afecta a las mujeres con más frecuencia que a los hombres. Algunos experimentan un miedo tal al estar en áreas muy llenas de gente que pueden experimentar dolor de pecho como si estuvieran por sufrir un infarto, pero en realidad están padeciendo un ataque de pánico debido a estar demasiado ansiosos.
Algunas razones por las que se puede experimentar esta fobia es ser una persona tímida por naturaleza, no poder desentenderse de las emociones de los demás alrededor de uno, no sentirse seguro cerca de tanta gente desconocida.
Quienes padecen de enoclofobia pueden sobreponerse a ella de las siguientes maneras:
- Comenzar asistiendo a eventos grupales pequeños y gradualmente incrementar el tamaño.
- Visitar un barrio céntrico, haciendo un esfuerzo consciente por no juzgar a aquellos que viven allí.
- Unas la afirmación “estoy más seguro entre la muchedumbre”.
- Respirar lenta y profundamente de manera controlada.
- Mantener la atención escuchando música suave en auriculares.
- Hablar a los otros más a menudo en diferentes situaciones.
El miedo es real y depende del fóbico tomar control de él, educarse a sí mismo aprendiendo todo lo posible sobre lo que está sintiendo y lo que se puede hacer para cambiarlo.



Solo puedo decir que no me gustaría estar en los zapatos de un enoclofóbico.
Publicar un comentario