martes, 28 de diciembre de 2010

Se lo juro, este personaje es jodidamente tenebroso.


Nunca he sido fan de los payasos, no se malentienda, me gusta el humor pero me parece innecesario que quien lo protagonice se vista de colores llamativos y zapatos gigantes, supongo que es cuestión ancestral, posiblemente desde la época de los bufones de la edad media, vayan ustedes a saber. 

Si hiciéramos una encuesta a un puñado de niños, llegaríamos a la conclusión de que los payasos (o mejor dicho, su vestuario y maquillaje) es mas aterrador que llamativo. Creo que el problema viene del lado psicológico que cualquier ser humano posee del miedo a lo que no conoce, es decir, yo que diablos puedo pensar de alguien que se viste con colores llamativos, se pinta el rostro para no identificarse como una persona normal (porque seamos francos, mas allá de la extravagancia ellos buscan verse no normales) y que además busca insistentemente mi compañía?

Ahora como adulto se que la intención del payaso es divertir y hacer pasar un rato agradable al niño a cambio de una buena paga pero ... el niño lo ve de la misma manera?
No lo creo, el niño no sabe del acuerdo económico, solo sabe que ese tipo de aspecto bizarro quiere acercarse a él y no revela sus intenciones. Seamos sinceros, es mínima la cantidad de niños con la suficiente seguridad para permitir el contacto con un payaso y al mismo tiempo pensar "que se acerque, veamos que quiere, de cualquier forma tengo el control de la situación".
Esta situación en un colectivo relaja la situación, no es lo mismo que te topes un payaso de manera privada a verlo junto el resto de la multitud dentro de un circo, o rodeado de tus amigos en una fiesta local, ahí la seguridad se incremente y la posibilidad de divertirse es mayor.

Caso contrario, el toparte a este tipo de personajes en un negocio de comida rápida, donde no existen multitudes (al menos no en este país) y donde el foco de atención del tipo multicolor se centra exclusivamente en tí debe ser un momento en verdad agobiante. Seguramente en tu segunda o tercer visita te convenzas de que no te hará daño, pero carajo, el primer susto como te lo quitas?
Publicar un comentario en la entrada