martes, 24 de agosto de 2010

Y que me lanzo a ver Predators

Una de mis películas favoritas de finales de los 80 fue Predator, recuerdo haberla visto por primera vez a una edad de máximo 5 años y quedar enganchado de inmediato al concepto de la cinta; había de todo: sangre, violencia, chuarceneguer, testosterona, balaceras, un mono feo, destrucción etc.
Es obvio que a esa edad uno se impresiona fácilmente, sin embargo "el recuerdo bonito" me siguió algunos años mas, hasta que sacaron la segunda parte (cuantos años tendría yo? ocho acaso?), creo que esa fue la primera vez que pude deducir en un filme el concepto de una buena idea mal aplicada.
No era una mala idea ni una mala película, era solo que estaba llena de cosas muy absurdas (ver imagen de abajo) que le restaban puntos y un protagonista que nunca me latió, aún así me pareció divertida.


Lo que ven es la cabeza de un rastafari decapitado gritando: NNNOOOOOOO !!!!


Después llegó el tan esperado (por mi) crossover con Alien, recuerdo que no pude resistir la tentación y la adquirí pirata antes de que saliera en cines, grave error. La calidad era malísima, se veía borrosa y obscura, sin embargo yo intentaba justificar la mala impresión después de apagar el DVD, intentaba justificar tantos años sin Predators echándole la culpa de la historia y la producción a la mala calidad de imagen, tuvieron que pasar algunos minutos mas para que me sincerara y dijera "que gran mierda"
A pesar de que visualmente era atractiva, la simple idea de un depredador haciendo equipo con humanos es partirle la madre a la franquicia, cuando esperaba ver una ecuación (Aliens vs Predators) vs cientos de humanos a punto de ser masacrados resultó ser un (humano+Predator) vs Alien ... que gran basofia.
Después llegó la segunda parte del crossover y decidí sencillamente alejarme de la franquicia, no la vi.

Sin embargo, el anuncio (y el trailer) de Predators me hizo salivar de nuevo, las esperanzas habían regresado y aunque trataba de llegar en la posición mas neutral a la sala, algo en mí me motivaba a pasar por alto pequeñas fallas que pudiera contener el filme.
Con Robert Rodriguez a la cabeza (con varias películas-B a sus espaldas) y los regresos a la jungla, mi fanatismo me indicaba que saldría de ahí con una sonrisa de oreja a oreja.

Comienza la cinta y la variedad de personajes (todos clichés) me latía, la idea de un lugar que no pueden identificar me latía, los conflictos entre sobrevivientes me latían, la idea de un zeta (sí, un zeta) me latía, la presencia de un yakuza me emocionaba, la manera en como se dan cuenta que no están en "casa" me latió de sobremanera; era el inicio de lo que podía ser una de mis películas favoritas, pero ... oh desilusión!, la película de pronto se vuelve predecible y llena de clichés.
Después del fabuloso inicio, llegó la mitad de la película y yo aún intentaba justificarla (como ocurrió con AvP), el final se acerca y el momento de que el yakuza entre en acción aparece.


-"Hay un yakuza con katana en mano y un predator encabronado a punto de enfrentarse, esta pelea será épica o un FAIL absoluto"- me dije.

Después de una escena por demás sin chiste y con varios minutos aún por delante había llegado a la conclusión de que no habrá película de Predator que supere a la original. Al final salí de la sala con un sabor agridulce, la cinta no es mala mala mala, el error fue haber llegado con la espectativa muy alta.
Publicar un comentario